Hoy hemos leído la noticia que nos informa que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha iniciado inspecciones a autónomos TRADE.

Por ello, a fin de prevenir a nuestros clientes y colaboradores, que las empresas y los propios TRADE estén preparados ante una posible inspección, pasamos a recordar la normativa y condiciones del TRADE así como las diferencias con los llamados “falsos autónomos”.

La figura del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente o TRADE, viene fijada en el Real decreto 197/2009, que hace alusión al contrato del TRADE, además de desarrollar la determinación, comunicación y acreditación de la condición de dependencia, la duración del contrato y registro del mismo.

En definitiva, un TRADE es aquel trabajador autónomo que realiza una actividad económica o profesional de forma habitual y directa, de forma lucrativa, para un cliente del que depende económicamente al recibir de él, al menos el 75% de los ingresos.

A partir de esta definición, el TRADE deberá cumplir una serie de requisitos:

  1. No tener a su cargo trabajadores ni contratar o subcontratar parte o toda del trabajo que realiza.
  2. No hacer el mismo trabajo que realizan de los empleados del cliente; por tanto, deberá realizar un trabajo diferente de manera clara.
  3. Disponer de infraestructura y materiales de trabajo propios.
  4. Trabajar bajo criterios organizativos propios, pudiendo recibir únicamente indicaciones técnicas por parte del cliente.
  5. Recibir un pago por el resultado del trabajo, pactado con el cliente, y asumiendo el riesgo y ventura por su actividad.

Cabe determinar que no todos los autónomos pueden ser considerados como TRADE. De hecho, la Ley excluye a los autónomos titulares de establecimientos o locales comerciales, oficinas y despachos abiertos al público, así como los profesionales que ejerzan su profesión conjuntamente con otros, formando una sociedad o similar. A su vez, se excluyen expresamente colectivos como agentes de seguros exclusivos y agentes de seguros vinculados; y otros colectivos como los transportistas con vehículo propio y los agentes comerciales, tienen especificidades para poder ser considerados TRADE.

Por último, a diferencia de los denominados comúnmente como “falsos autónomos”, los TRADE deben y pueden ejercer su actividad fuera del ámbito de organización del cliente, mientras que se considera por parte de la Inspección como falso autónomo cuando el trabajador se encuentra integrado en la estructura de trabajo del cliente con las tareas, horarios, medios de trabajo del cliente, etc, considerándose en consecuencia una situación ilegal.

Es fundamental analizar caso por caso, acudir a expertos profesionales para determinar qué colaboradores pueden ser considerados “falsos autónomos” para evitar sanciones, recargos en las cotizaciones, etc. En VΛSΛLTO somos especialistas en RRHH y Relaciones Laborales; nuestro servicio alcanza hasta el asesoramiento jurídico preventivo para determinar las posibles incidencias e irregularidades en estas materias.

David Martínez Vega | Director VΛSΛLTO Barcelona