Obligatoriedad de inscribir una sucursal en el Registro Mercantil

En este caso existe una regulación específica sobre su inscripción. Referencia normativa al artículo 300 del Reglamento del Registro recoge literalmente lo siguiente:

Artículo 300 Inscripción de la primera sucursal establecida por sociedad extranjera

  1. Las sociedades extranjeras que establezcan una sucursal en territorio español la inscribirán en el Registro Mercantil correspondiente al lugar de su domicilio, presentando a tal efecto y debidamente legalizados, los documentos que acrediten la existencia de la sociedad, sus estatutos vigentes y sus administradores, así como el documento por el que se establezca la sucursal.”

Referente a la presentación de Cuentas Anuales, nuevamente nos encontramos con regulación específica al efecto, recogiendo así el artículo 375 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil lo siguiente:

“De la presentación y depósito de las cuentas en el registro de las sucursales de entidades extranjeras

Artículo 375 Depósito de cuentas en el Registro de la sucursal

  1. Las sociedades extranjeras que tengan abiertas sucursales en España habrán de depositar necesariamente en el Registro de la sucursal en que consten los datos relativos a la sociedad sus cuentas anuales y, en su caso, las cuentas consolidadas que hubieran sido elaboradas conforme a su legislación.
  2. Dicho depósito se regirá por lo previsto en la sección 1.ª de este capítulo.

Si las cuentas ya estuvieran depositadas en el Registro de la sociedad extranjera, la calificación del Registrador se limitará a la comprobación de este extremo. Queda a salvo lo dispuesto en el artículo siguiente.

Artículo 376 Control de equivalencia

Asistente mercantil en Vasalto

En el caso de que la legislación de la sociedad extranjera no preceptuase la elaboración de las cuentas a que se refiere el artículo anterior o la preceptuase en forma no equivalente a la legislación española, la sociedad habrá de elaborar dichas cuentas en relación con la actividad de la sucursal y depositarlas en el Registro Mercantil.”

De esta regulación, ha derivado la práctica, y dada la unificación de la Unión Europea en esta materia que: (i) si es una sucursal con origen (su matriz) en la Unión Europea: bastaría con presentar un certificado en el Registro Mercantil que recoja la presentación de la empresa matriz en su Registro Correspondiente, en base al artículo 375.2 anteriormente recogido y por el contrario (ii) si es una sucursal con origen (su matriz) fuera de la Unión Europea, si tiene que presentar CCAA.