¿Me interesa dejar mi sociedad inactiva? | VASALTO Tech and Talent

Es frecuente que, los administradores de las mercantiles crean que, por el mero hecho de mantener una sociedad inactiva, desaparecen las obligaciones y responsabilidades respecto de la misma, nada más lejos de la realidad, es importante conocer que dejar una sociedad sin actividad, reporta una serie de obligaciones y responsabilidades respecto de la Agencia Tributaria, Seguridad Social y Registro Mercantil. Veamos en detalle:

Obligaciones con la Agencia Tributaria:

  1. Comunicación que la sociedad está inactiva, mediante la presentación de la declaración censal, marcando la casilla 140 así como la casilla 141, recogiendo la fecha de la efectividad de la inactividad.
  2. Los sujetos pasivos del Impuesto de Sociedad tendrán sus obligaciones tributarias de baja, respecto de declaraciones mensuales, trimestrales y anuales del IVA, pero sí deberán presentar la declaración del Impuesto de Sociedades a través el modelo 200.
  3. Desde la fecha de inactividad, el IVA soportado no será deducible, ni se podrá emitir factura alguna, pero si estará obligada, en su caso, a realizar retenciones y el consecuente ingreso de las mismas.

Obligaciones con la Seguridad Social:

Los administradores solo podrán darse de baja en el Régimen RETA si no realizan ninguna otra actividad. En este apartado, es importante recalcar, que si en el momento del cese de la actividad de la mercantil, ésta tuviera alguna deuda con la administración, y no se hiciera efectiva, serán responsables subsidiarios de la misma, los administradores de hecho o de derecho que no hubieran hecho lo necesario para su pago o hubieran adoptado acuerdos o tomado medidas y de ellas se haya derivado el impago.

Obligaciones con el Registro Mercantil:

La sociedad sigue estando obligada a realizar todos los trámites como si estuviera en pleno funcionamiento, tales como: Legalizar Libros, inscribir acuerdos sociales, formular, aprobar y depositar Cuentas Anuales. Es importante tener conocimiento de estas obligaciones, ya que la falta de depósito en el Registro Mercantil de las Cuentas Anuales, puede derivar desde el cierre de la hoja registral hasta la imposición de sanciones que oscilan entre los 1.200 euros y los 300.000 euros.

Por todo lo anterior y para culminar, se debe conocer que, el transcurso de un año sin actividad es causa legal de disolución de la compañía, en aplicación del artículo 323.1 a) de la Ley de Sociedades de Capital, así, la inactividad de una sociedad, está pensada y diseñada para que persista un periodo máximo de un año, provocando tras ello que el administrador de la sociedad inactiva, responda solidariamente de las obligaciones posteriores a dicho periodo si, en el plazo de dos meses, no convoca Junta General para que adopte el acuerdo de la disolución de la mercantil o, si no solicita la disolución judicial, si el acuerdo de la Junta General hubiera sido contrario a la disolución.

¿Sigues teniendo dudas?

Asistente mercantil en Vasalto