Esta nota tiene como objetivo dilucidar qué ocurre cuando una sociedad paga las cuotas de la Seguridad Social en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) a sus administradores o consejeros:

  • Si la sociedad decide pagar las citadas cuotas, la Dirección General de Tributos (DGT) viene calificando este hecho como una retribución en especie con la obligación de realizar el correspondiente ingreso a cuenta por parte de la sociedad.
  • Si la sociedad realiza el pago mediante la entrega del importe en metálico al administrador para que este haga frente a las cuotas, se trataría de una retribución dineraria sujeta a la retención correspondiente por IRPF.

Si nos encontramos en el primer supuesto, la duda que surge es qué tipo de gravamen aplicaríamos al ingreso a cuenta que habría que practicar sobre el rendimiento en especie obtenido por el administrador o consejero. Nuestro criterio al respecto, es aplicar el tipo máximo de tributación, que actualmente es de un 35 por ciento. Por favor, seleccione una forma válida

Ahora bien, seguro que el lector se preguntará: ¿Es lícito que la sociedad abone esta retribución al consejero o administrador si tal concepto retributivo no está recogido en los Estatutos Sociales?

Si la obligada cotización al RETA deriva del ejercicio “de las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador” y no está contemplada en los Estatutos Sociales, sería en principio una percepción indebida, con los efectos mercantiles y tributarios (liberalidad) que tal calificación pueda acarrear.

¿Y qué ocurre si quien se ve beneficiado del pago de las cuotas del RETA es un consejero ejecutivo?

Asistente fiscal en Vasalto

La asignación que reciban por la prestación de estas funciones ejecutivas (a diferencia de las deliberativas) no es preciso que conste en los estatutos sociales, sino en el contrato de administración que ha de suscribir necesariamente la sociedad con el consejero. Por ello, en estos casos bastaría incluir en el contrato con el consejero ejecutivo una cláusula que le permita percibir esta retribución de la sociedad, en especie o dineraria, sin que sea precisa su previsión estatutaria.

¿Y si las cuotas del RETA del administrador o consejero derivan de prestaciones distintas de las de dirección y gerencia?

Caso en el que el socio detenta el control, es administrador (retribuido o gratuito) y además realiza otros trabajos para la sociedad ajenos a los propios de su cargo. En este supuesto si la sociedad decide pagar las cuotas del RETA entendemos que se debe contemplar su correspondiente previsión estatutaria para evitar la calificación de percepción indebida.